Después de un día dando una conferencia, corriendo de acá para allá, sorteando las calles llenas de padres con hijos en vacaciones de invierno, llegué a El Ateneo Grand Splendid para el lanzamiento de mi primer libro. 21 de julio, jueves. Antes de entrar, miré la vidriera, como transeúnte cualquiera y la vi plagada de Turbulencias. Muchos libros en la vidriera y carteles colgando de la librería anunciando el lanzamiento.

Ya en el segundo piso, todo preparado para el panel con Paulina Focaia, Directora de RRHH de Novartis, Gabriel Pereyra, de Indra y Julia Raggio, periodista de La Nación. Llenos de gente esos balcones hermosos, amigos, todo el equipo, alumnos, clientes, etc. Un buen panel, interesante y corto y luego una larga fila de gente buscando una dedicatoria.
Había pensado poco en ese día y su significado, pero debo confesar que se me cayó más de una lágrima de emoción. La sensación, de plenitud. Cuando se logra algo muy deseado luego de mucha dedicación, la sensación es fantástica. Es por eso, ya que he decidido no tener más hijos y que los que tengo son suficientes, he empezado a tener libros. Y ahora empezamos el segundo…

Aprovecho para agradecer de corazón a todos los que allí estuvieron, a los que no pero se contactaron – miles-, a los que mandaron flores y a los que ahora mandan comentarios sobre Turbulencia Generacional, que me hacen reir mucho (desde quien se pasó 3 estaciones de tren porque estaba leyendo, el que comenta que se rió mucho, la que torturó a la familia con lo leído durante los 400 km para llegar a Mar del Plata, el que se lo compró al jefe con malicia…)

Gracias a todos nuevamente.


Más info de “Turbulencia Generacional”, Editorial TEMAS

Todas las fotos de la presenttación:

[portfolio_slideshow exclude=”419,415,463,465,466″]

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!