En un mundo interconectado, estamos siempre atentos a un mensaje. Es la nueva realidad en que vivimos. ¿Las interrupciones son buenas o malas? Obviamente, es una pregunta con trampa: no son ni buenas ni malas en sí. Depende de cómo las administro.

Esta realidad interconectada trae pros y cons: para una mamá es genial estar conectada con su casa y siente que así puede trabajar tranquila, y es la misma mamá la que cuando juega con su bebe más tarde está con su smart phone en la mano… El nuevo dilema.

Esta nueva realidad genera algunos falsos planteos, a veces demasiado simplificadores, como el de Multitasking vs Unitasking. Tratemos de poner un poco de luz sobre este tema. Y veremos que la respuesta es … depende.

  1. Primer variable: el rol. Un analista, un diseñador gráfico, un investigador serán más productivos y tendrán mejor desempeño si pueden estar concentrados y con foco por lo menos dos horas. Sin embargo un gerente de restaurante o la recepcionista de un centro médico, tendrán mejor desempeño cuando puedan estar alerta a detalles y resolver miles de temas a la vez. Por lo tanto, en este nivel de análisis, son las características del rol las que determinan el multi o el uni.
  2. Segunda variable: el nivel de demanda cognitiva. Si debemos realizar dos tareas cognitivamente demandantes… es imposible hacerlas al mismo tiempo. ¿Por qué? Porque nuestro cerebro hace una cosa a la vez. No puedo al mismo tiempo escribir un libro y resolver un Sudoku. Sí puedo escribir un libro mientras escucho música, porque lo segundo no es cognitivamente demandante, es el fondo.
  3. Tercer punto: los intervalos. Cuando hablamos de Multitasking… estamos diciendo que la persona hace varias cosas en el día, en la semana, en el mes…¿ o que hace varias cosas en 10 minutos?. Porque obviamente, si es en 10 minutos no va a poder concentrarse. Pero hacer varias cosas por día no implica perder el foco o la concentración, sino repartirla en varias cosas. Por ejemplo, si yo analizo a qué se dedica Nico Artusi, el conductor de Hoy Nos Toca en el Canal de la Ciudad, que muy amablemente me invitó a su programa a hablar del tema, diría que es un “Multitasker”: hace mil cosas distintas, con roles que implican distintas habilidades: de periodista a sommelier de café, a conductor de tele, a la radio… Con esta variedad, Nico disfruta. Nadie podría imaginarlo haciendo lo mismo durante todo el día. Es decir, en su caso, el ser Multitasker se asocia con el disfrute en el trabajo. De hecho, una investigación reciente muestra ge hacer varias cosas en días o semanas genera mayor nivel de felicidad, pero hacer varias cosas en una hora disminuye el nivel de felicidad.
  4. Cuarto punto: la situación. Un estudio reciente de Harvard (del profesor Vangelis Souitaris) midió cuán multi o uni eran los niveles de dirección de 200 empresas de tecnología y su relación con los resultados financieros. Resultó que un tercio de los equipos de dirección tenían una cultura de multitasking (Vangelis utilizó el término policronía que proviende de los viejos estudios de Edward Hall), es decir: interrupciones, puertas abiertas para todos, polivalencia. Un sexto de las empresas eran de cultura unitasker (monocrónicas: una cosa por vez. Si empiezan un proyecto lo terminan). Las que mostraban mejores resultados financieros eran las policrónicas… ¿por qué? Porque eran capaces de incorporar rápidamente información, tomar decisiones rápidas, tenían más énfasis en la decisión que en el análisis: todos estos, comportamientos muy positivos tomando en cuenta que eran start-ups. Si las empresas hubieran estado en una etapa de poner foco en los procesos, en la atención al cliente, por ejemplo, quizás las conclusiones hubieran sido otras.

Finalmente, una recomendación: hay situaciones de la vida que requieren nuestro foco y en las que tenemos que controlar las distracciones para generar momentos de calidad:

  1. las metas complejas
  2. las relaciones personales que nos importan
  3. las reuniones en las que queremos escuchar con atención
  4. los momentos de mindfulness o en los que quiero lograr estados de Flow (por ejemplo, cuando salgo a correr)

Para que el momento sea único y des lo mejor de vos, evitá las distracciones.